El valor de la fotografía histórica del agua. A propósito de “Conoce tus Fuentes”

DFFV443
4Comentarios

Lavadero de Pegalajar (Jaén) (hacia 1920. fotografía col. Diego Polo)

 

Cuando cae en nuestras manos una vieja foto del agua, histórica, antigua o de época, sobre todo si el lugar es conocido, mis primeras sensaciones son de nostalgia, después de belleza y por último, y de forma más reflexiva, de conocimiento. No sé si a ustedes les pasa lo mismo. Nostalgia por elementos, paisajes y paisanajes que ya no están, que jamás volverán. Y nostalgia también por comprobar, una vez más, lo rápido que pasa el tiempo, lo efímero que es la vida, lo pasajero de las gentes y de los afanes que tuvieron en cada época. De igual modo, son imágenes normalmente bellas, realzadas por las evocadoras tonalidades que ofrecen las antiguas copias en blanco y negro, muchas oxidadas hacia coloraciones sepias. Imágenes hermosas también por la pátina que sobre ellas ha dejado el tiempo, el manoseo y las inevitables arrugas. Belleza universal que en cualquier caso trasmite el agua. Elegancia y dignidad de personas, muchas humildísimas, fotografiadas en sus quehaceres diarios junto a fuentes, abrevaderos y lavaderos de ciudades o del campo. También belleza armónica de composiciones naturales o cotidianas. Y agotadas esas placenteras sensaciones, entro de lleno a investigar más a fondo las imágenes, haciendo de detective curioso o de científico escudriñador. Y entonces, aflora el conocimiento, algunas veces valioso, que trasmiten esas fotos históricas e irrepetibles, con matices y detalles que pasaron desapercibidos a primera vista.

Por todo eso, y por mucho más, aprecio la fotografía de época en la que el agua forma parte principal de la escena, agua que, como saben, es mi pasión profesional y personal. Documentos gráficos (incluidos grabados, dibujos y pinturas), que hasta hace bien poco estaban restringidos a efímeras exposiciones y a ciertas publicaciones, con escaso poder de difusión. Una de las muchas cosas buenas que ha traído este tsunami de Internet ha sido precisamente la universalización de la información, y, dentro de ella, de la gráfica. Hoy, afortunadamente, se dispone de abundantes fondos gráficos digitalizados, puestos a disposición del público en diferentes portales. Así, es una auténtica gozada descubrir esos tesorillos cuando uno navega por la Red. Son numerosas las personas que se han lanzado a sacar del armario aquellas cajas de zapatos donde nuestras abuelas almacenaban los recuerdos familiares. Aparte de ello, el Portfolio Fotográfico de España, diferentes fototecas, museos, archivos, bibliotecas…son lugares donde se puede disfrutar desde la pantalla del ordenador de la contemplación de miles de fotos, entre ellas las más directamente relacionadas con el agua, que era parte vital de la vida diaria y cotidiana de las personas hasta hace no muchos años. De ahí ha surgido una afición enorme a saborear el pasado, con ciudadanos, organismos e instituciones que se afanan en buscar, coleccionar y mostrar fotos antiguas. Son fotos, en algunos casos, repetidas y vistas en mil sitios, pero otras son auténticas joyas rescatadas del olvido, que andaban desperdigadas, cuando no perdidas en las páginas de viejos libros, en desvanes, armarios o trasteros. Casi todas las grandes ciudades y pueblos, pero también muchas serranías y comarcas, disponen (o van disponiendo) de estas colecciones fotográficas de época, cuya difusión se multiplica y expande continuamente, igual que el Universo, a través de las Redes Sociales.

Precisamente, una de esas ventanas a la fotografía de época del agua surgió en el 2008 dentro del proyecto “Conoce tus Fuentes” (en adelante CTF. www.conocetusfuentes.com). Como muchos sabrán, se trata de un catálogo de fuentes y manantiales (y otros elementos patrimoniales del agua) de Andalucía abierto a la participación ciudadana a través de Internet. En estos momentos, el catálogo dispone de un banco gráfico de 70.000 fotografías para documentar cerca de 12.000 puntos de agua, de las que más de un millar pueden considerarse de época (más de 50 años). Es verdad que no se trata de una fototeca al uso (ya hubiéramos querido nosotros), con imágenes clasificadas y dotadas de búsqueda avanzada, pero algo es algo.

DSFD444

En 2008 CTF inició trabajos de búsqueda y digitalización de documentos y fotografía histórica de fuentes y manantiales de Andalucía, en archivos, colecciones y fondos particulares 

DSSA221Fuente-lavadero de Sorbas (Almería), un elemento, un paisaje y un paisanaje ya desaparecidos (hacia 1920, fotografía col. E. Fernández-Bolea)

 

Aunque el objetivo primordial de la fotografía histórica de CTF ha sido la de dejar constancia documental y la de guardar memoria de las fuentes y manantiales de Andalucía en los albores del siglo XXI, el interés de las imágenes trasciende en mucho ese objetivo elemental. Al tratarse muchas veces de fotografías panorámicas, en la escena captada suelen aparecer elementos naturales, históricos, culturales, arquitectónicos o etnográficos de igual o superior valor a los pretendidamente fotografiados del agua. No es posible citar todas las casuísticas en las que esas fotografías han tenido utilidades diferentes a las propias de CTF. Por ejemplo, al ser el agua un buen indicador climático, en numerosas ocasiones las imágenes han servido para documentar situaciones excepcionales de secas, riadas o heladas. En ese último aspecto, son altamente llamativas las fotos de fuentes, estanques o ríos completamente congelados en épocas pasadas, sobre todo cuando la actual generación apenas ha conocido dichas situaciones adversas. Otro ejemplo. Al ser el agua un elemento intrínseco del mundo natural y rural, las imágenes muestran paisajes hoy transformados o destruidos, con interés en cubiertas vegetales, de cultivos, puentes, caminos, cortijadas, etc. Y algo similar ha ocurrido con las fotos urbanas, las cuales han permitido ofrecer valiosa información sobre el pasado de plazas, calles, monumentos, iglesias, jardines, alamedas, comercios, casas señoriales y un largo etc.

DKKK999

Fuente congelada de la plaza del Campillo (Granada) (años 50 del siglo pasado. Museo Casa de los Tiros)

 

De forma singular, las fotografías del agua retratan muy bien los usos, costumbres, celebraciones, ritos y fiestas, entrando con ello de lleno en el sugerente y atractivo mundo de la etnografía. Sobre ese particular, CTF ha realizado numerosas actividades (charlas, exposiciones y artículos), con la publicación, incluso, de un libro monográfico sobre esa temática, La Sierra del Agua, 100 viejas historias de Cazorla y Segura (Editorial Universidad de Granada, 2012 y 2016).IMG_8946

Portadas (2012 y 2016) de “La Sierra del Agua”, un libro sobre la etnografía del agua en las extensas y salvajes sierras de Cazorla y Segura, que ha recogido antiguas historias con el agua como protagonista junto a fotos antiguas

 

De forma colateral, el registro gráfico histórico ha sido igualmente una herramienta insustituible para valorar el estado de conservación o, en su caso, las obras de rehabilitación realizadas sobre los elementos del patrimonio del agua de Andalucía. En concreto, la utilidad mayor se ha centrado en fuentes urbanas, abrevaderos, lavaderos, balsas, presas, acequias, molinos, pozos, norias, aljibes, puentes, balnearios y salinas. El valor fedatario de las imágenes de época (las más antiguas grabados, dibujos y pinturas) ha servido para constatar lamentables pérdidas, destrucciones o cuestionables rehabilitaciones, o, por el contrario, ejemplarizantes actuaciones (pocas, hay que decirlo). Con el material gráfico disponible, son muy numerosos los foto-montajes del “ayer y el hoy” de manantiales y fuentes que podrían hacerse y que muestran, en general, el ingente patrimonio de elementos hídricos deteriorados, ruinosos o perdidos.

DSFG556Antigua fuente de los Doce Caños (Fuenteheridos, Huelva) y fuente actual (fotografías cedidas por Diajára Hidalgo, hacia 1900, y Martos Rosillo, 2006)

 

Nota. El catálogo fotográfico de CTF no hubiera sido posible sin las aportaciones de colecciones de colaboradores particulares (algunas magníficas) y sin la labor de búsqueda llevada a cabo por otras muchas personas, desde autores de fichas, hasta investigadores, técnicos de organismos y mecenas del proyecto.

 

4 Comments

  1. Antonio Parrilla Muñoz 29 septiembre, 2017 / 9:47 - Reply

    Uno de los primeros club de fans de la limpieza y el buen charlar, de la historia.

    No he podido esperar a leer esta magnífica entrada, comentando tan hermoso testimonio del pasado cercano.
    No debo ni debería, hacer mas comentarios sobre las buenas sensaciones que me produce su visión y lectura; pues cuando un maestro o profesor del agua escribe y describe esta belleza sobre el liquido elemento, como es el agua, al lector, al discípulo, solo le queda inclinar su cabeza y respetuosamente saludar al maestro…, Os” amigo Antonio Castillo Martín

    • Paisajes del Agua. Antonio Castillo
      Paisajes del Agua. Antonio Castillo 15 octubre, 2017 / 20:13 - Reply

      Hola Antonio, ni yo soy un maestro, ni tú un discípulo. A nuestra edad somos maestros y discípulos al mismo tiempo. Mucho se ha escrito sobre el valor de sociabilidad femenina de esos lavaderos de antaño, y el papel que jugaban en la cohesión de la colectividad, e incluso en el gobierno Aunque las mujeres no ostentaban mando oficial, era mucha la fuerza que tenían en grupo, cuando tomaban una decisión. No tengo que explicar más

  2. Caridad 21 octubre, 2017 / 0:13 - Reply

    En la Editorial Agrícola tenemos fotos antiguas desde 1929, procedentes de las fuentes más diversas. Seguro que más de una sería de tu interés, yo disfruté como una enana cuando tocó poner orden. La pena es que a muchas les falta algún dato – fecha, lugar, tema – que ayude a ponerlas en contexto.

    La revista Agricultura está digitalizada hasta el número dos mil, creo, y se puede acceder a ella a través de la página del Ministerio de Agricultura. Seguro que hay más de una de la pertinaz sequía 😉

    Un fuerte abrazo y enhorabuena por tu blog.

    • Paisajes del Agua. Antonio Castillo
      Paisajes del Agua. Antonio Castillo 23 octubre, 2017 / 11:02 - Reply

      Hola Cachi. Miraremos ese fondo gráfico. Las fotos antiguas son una delicia, y se aprende mucho con ellas. Lo ideal es tenerlas bien catalogadas (procedencia, lugar y fecha), pero eso muchas veces es imposible. Las redes sociales pueden ayudar, preguntando a los grupos. Normalmente recibimos aportaciones que enriquecen mucho a una imagen que no nos decía al principio casi nada. Un abrazo

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 Caracteres disponibles

*