La Sierra del Agua, 120 viejas historias de Cazorla y Segura (tercera edición, abril 2018)

0Comentario

Algunos de los personajes, cuyas viejas historias se cuentan en este libro. A ellos debemos todo, la historia, la cultura y los valores trasmitidos por unas generaciones que pasaron para siempre, y que hacían mucho más ricas e interesantes nuestras montañas

  

Esta semana pasada, en el jubiloso marco de la Feria del Libro de Granada, se ha presentado en sociedad la tercera edición del libro La Sierra del Agua, 120 viejas historias de Cazorla y Segura, publicado bajo el sello de la Editorial Universidad de Granada. Ha sido el broche perfecto a varios meses de intenso trabajo por aumentar, corregir, refinar y mejorar la edición anterior (mayo 2016). Tanto David Oya como un servidor estamos más que satisfechos con el resultado obtenido, al que se han sumado 5 colaboradores nuevos, y otra vez el buen hacer del Taller de la Alfaguarilla (maquetación) y de la Imprenta Comercial de Motril. Gracias a todos. Les dejamos con el prólogo de esta nueva edición, que creo recoge bien el contexto, diferencias y mejoras con respecto a las dos ediciones anteriores. Para los nuevos lectores, deseamos que el resultado les agrade. Para nosotros esa sería la máxima satisfacción posible.

“La Sierra del Agua” en el stand de la Universidad de Granada, en la Feria del Libro de Granada (28 de abril de 2018)

 

Prólogo a la tercera edición. “Cuando en mayo de 2016 vio la luz la segunda edición de La Sierra del Agua, ampliada de 80 a 100 historias, pensamos que ese número tan redondo iba a ser el de la edición definitiva. Pero llegamos a la Navidad de aquel año con el libro nuevamente agotado, y muchas voces que nos pedían “más leña”, más historias. ¡Qué tentación! Dudamos si reimprimir, pero al final nos concedimos un tiempo para meditarlo, de común acuerdo con la Editorial Universidad de Granada. “¿Oigan, cuantos centímetros podría tener como máximo el lomo de este libro para no perder su condición de manejable?”, les preguntamos. Y la respuesta, conociéndonos, fue, “de acuerdo, iros a 120 historias, y lo dejamos ahí”. Por supuesto, en ese afán de echar “más leña” no quisimos reducir el tamaño de las letras o de sus espaciados. Hubiéramos traicionado nuestra promesa inicial de ofrecer un libro de lectura amable.

Y ya que había que remaquetar la obra con 20 viejas historias más, aprovechamos para reemplazar fotografías y realizar añadidos. Entre las adiciones más interesantes está un viejo mapa de la Sierra (como sus historias), sobre el que se describe el territorio protagonista. También se aporta como novedad un índice temático, que facilitará la búsqueda de las historias, dentro del intencionado caos en el que se han “ordenado” dentro de sus respectivos capítulos. Por lo que respecta a la portada, conserva la esencia de las anteriores, como símbolo y parte identitaria del libro, con ligeros cambios para hacerla diferente. En este caso, se ha recurrido a colorearla al estilo de añejas postales de época para remarcar el carácter antiguo de las historias que se cuentan.

Mapa de lo que pudo ser el primitivo territorio de la Sierra del Agua (detalle del original de Antonio de Benavides, 1809. Centro Geográfico del Ejército)

Portada de la tercera edición de “La Sierra del Agua”, semejando una vieja postal coloreada

 

Y eso es todo. A partir de ahora, si los lectores así lo quieren, se harán las reimpresiones necesarias, pero sin más cambios. Para coleccionistas y nostálgicos quedarán con el tiempo las dos primeras ediciones, y una tirada limitada de pastas duras conmemorativa de este tercer lanzamiento.

Nos despedimos. Ha sido un auténtico placer haber tenido la oportunidad de recoger en papel esta selección de 120 viejas historias alrededor de la ancestral cultura del agua de Cazorla y Segura. Los lectores han demostrado que los serranos protagonistas, la mayoría desaparecidos, siguen muy vivos en los afectos y los recuerdos. Desde los relatos de este libro, y de otros parecidos, los acompañaremos siempre por sus cortijos, tinadas, hortales, fuentes y ríos, paladeando las historias que cada uno quiso contarnos. Nuestro deber como descendientes es no olvidarlos, y aprender de sus valores, cultura y lecciones de vida. Porque, ya se sabe, la muerte verdadera es el olvido“.

Granada y Cambil, 10 de marzo de 2018

Antonio Castillo Martín y David Oya Muñoz

 

Artículos relacionados:

–  La Sierra del Agua, una lectura veraniega refrescante

Etiquetado en Publicaciones, Relatos

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 Caracteres disponibles

*