El placer de pasear junto a un río (a propósito del Darro)

15Comentarios

Camino de la fuente del Avellano, detalle de una litografía de Chapuy (1841 ca)

 

Desde la más remota antigüedad el hombre buscó el amparo de los ríos para vivir. El agua no era sólo la indispensable bebida, era también la comida en forma de los frutos,  la caza y la pesca que se criaba en ella. Pero los ríos brindaban otros muchos bienes y servicios. Amortiguaban las temperaturas extremas. Labraban hoces y cañones en los que era fácil horadar cuevas donde vivir, protegerse de inclemencias y defenderse de enemigos y depredadores. Sus orillas eran usadas como kilométricos corredores de comunicación, mientras que mas tarde, con la llegada de la navegación, las vías del transporte y el comercio se desplazaron a los mismos cauces. Pero sería la agricultura, y la consecuente domesticación de las aguas, la que produjo la mayor revolución, con tierras aledañas transformadas en cultivos de regadío y multitud de acequias e ingenios que generaban fuerza motriz. El hombre se hizo sedentario y de esa forma se anclaron definitivamente las civilizaciones a las márgenes de los ríos.

Pero había otra potentísima fuerza, inmaterial e invisible, que abrazaba con lazos de acero los pueblos a sus ríos. Era el espíritu. Era la atracción atávica que ejercían dioses y divinidades, así como la fertilidad que simbolizaban las aguas fluyentes. Pero era también el bienestar y el placer que provocaba saber que el río estaba cerca, poder oírlo, pasear por sus orillas, empaparse de sus luces, colores y olores, y ver a cada paso la palpitante vida que brotaba junto a él. Y era también la atracción añadida que ejercía ese permanente trasmutar que tienen las corrientes de agua y sus reflejos, que hechizaban el subconsciente como las olas del mar o las llamas de las hogueras. Era, en definitiva, un atavismo interior hacia el agua (y el fuego), que aún perdura en lo más profundo de nuestra herencia genética.

Todo esto viene a cuento de nuestro querido río Darro y de recientes reportajes de prensa que han señalado (una vez más) el lamentable estado del camino de la fuente del Avellano (y de las tres fuentes asociadas a él), mancillado y sin salida. En un tiempo lejano, este río tuvo muchas de las funciones citadas. En época romana y, especialmente, musulmana el Darro mantenía una vigorosa conexión con la ciudad, que atravesaba en toda su traza urbana. Mientras, más arriba del Albayzín las orillas del río asistían al paso cotidiano de vecinos del Sacromonte, viajeros que iban hacia Levante, labradores, pastores, molineros, pescadores, bateadores de oro,  gentes, en definitiva, de muy diferente condición. En época cristiana, entre 1510 y 1936, se embovedaría en diferentes fases el tramo urbano comprendido entre la confluencia con el Genil y Plaza Nueva, al tiempo que iban perdiéndose los usos tradicionales, los puentes y las veredas que remontaban el valle más allá de la ciudad. De esta forma, el uso lúdico del río de Granada por excelencia quedó constreñido entre Plaza Nueva y el puente del Rey Chico (o del Algibillo) a través de la Carrera del Darro y el Paseo de los Tristes. Apenas 700 metros que algunos viajeros ilustres definieron, con todo acierto, como la calle más romántica y bella del mundo, objetivo de miles de grabados, litografías, cuadros y fotografías antiguas. Un paseo fluvial que recorren millones de turistas y granadinos cada año, situado nada más y nada menos que entre la colina de la Alhambra en la margen izquierda, y el empinado y laberíntico barrio árabe del Albayzín en la derecha. Un tramo efectivamente bellísimo, pero injustamente corto, cerrado al paso a partir del puente del Rey Chico  (o, si se quiere, de la fuente del Avellano, casi 800 metros más adelante).

Es verdad que llegados a ese punto se brindan alternativas de paseo fantásticas (cuesta de los Chinos o camino del Sacromonte, entre otras), pero es una auténtica pena que el camino natural ahí del río, el del Avellano, se halle en la práctica perdido para la ciudad, sin salida, y a expensas del abandono y el vandalismo. Y, ello es especialmente doloroso cuando ese camino de uso público se prolongaba no hace tanto tiempo río arriba a lo largo de un valle que sigue siendo muy atractivo. En una época de auténtica explosión en Granada del turismo, del senderismo y del simple placer por el paseo sosegado de miles de ciudadanos, no se entiende bien cómo la gente se conforma con ese brusco final, cómo esa otra corriente que navega hacia arriba por la calle más bella del mundo y la más transitada por los turistas, con hambre de ciudad, de río y de paisajes, asume acabado allí su paseo fluvial. Son muchas las voces de particulares, asociaciones vecinales, culturales y senderistas, entre otras, que reclaman una solución. Lo más urgente es la prolongación de ese camino de los aguadores, literario y cultural del Avellano, icono de la Granada romántica, el arreglo de las tres fuentes, y su enlace con el del Sacromonte. A ser posible deberían también recuperarse las veredas semiperdidas que antaño subían por las márgenes del río hacia Jesús del Valle (y desde ellas a la Umbría del Generalife y el Llano de la Perdiz) hasta el puente de Teatinos (desde ahí el sendero está mejor). En definitiva, es necesario mimar más ese entorno fluvial sacromontano cultural y natural, antesala del río que baña solo unos metros más abajo el excepcional enclave Patrimonio de la Humanidad que es el recinto monumental de la Alhambra y el Generalife,  y el barrio del Albayzin.

Parece ser que la situación puede dar un giro favorable en un plazo relativamente corto de tiempo. Que hay determinación y, lo más importante, un proyecto dotado económicamente para llevar a cabo las actuaciones necesarias. Si eso es cierto, siento verdadera envidia de los futuros artífices y ejecutores de ese proyecto. La historia les va a ofrecer la extraordinaria oportunidad de prolongar el paseo más bello del mundo varios centenares (e incluso millares) de metros aguas arriba, eso sí con otras vistas y otra personalidad que complementará muy bien a la del incomparable y turístico paseo actual.

Ojalá, dentro de poco tiempo nuestros espíritus, al igual que los de nuestros ancestros, puedan esponjarse de nuevo oyendo el rumor de las aguas del Darro entre las laderas del Generalife y del Sacromonte, camino de Jesús del Valle para los más andarines, a lo largo y ancho de ese valle de Valparaiso.

¡Qué paradoja, que un valle con un nombre tan bonito, sugestivo y evocador permanezca mal comunicado y olvidado por parte de la ciudad de Granada!

 

15 Comments

  1. Jose Torres 19 enero, 2015 / 15:53 - Reply

    Estimado Antonio, que tanto profundizas en esa parte que nos adentra en el mundo de las emociones a través del infinito patrimonio del agua. No puedo sino secundar a pies juntillas ésta petición de recuperar la senda del Darro, lugar que reclama su espacio y dignidad. El mañana y el ayer se tienen que convertir en un ahora que nos traiga la luz que nunca debió perder por el abandono ,la desidia y el olvido, con sus consiguientes ataques. Me siento estrechamente unido al Paseo del Darro, aquí permanece el primer paseo de mi vida de casado, tras asistir a la misa de la mañana en la Iglesia de Santa Ana emprendimos hacia la fuente del Avellano el principio de una nueva vida.Me reconforta que personas como tú levanten la voz para que otros salgan de su letargo. Un saludo, José.

  2. Rafael Hernández del Águila 19 enero, 2015 / 17:23 - Reply

    Gracias, Antonio por incidir e insistir en un asunto referente a un lugar tan increiblemente olvidado y/o maltratado como la margen izquierda del Río Darro. Esperemos que pueda recuperar la atención, cuidado y estado de conservación que merecen su paisaje, pasado y significado en esta ciudad tan singular

  3. Antonio Luis. 20 enero, 2015 / 0:17 - Reply

    “Olvidamos que el ciclo del agua y el ciclo de la vida son uno mismo”. Jacques Y. Cousteau.

  4. Granada es Agua - Nacho 20 enero, 2015 / 19:03 - Reply

    De nuevo me quedo sin palabras. Un texto genial y un tema que requería firmeza a la hora de reclamar. Es una reflexión importante y sincera, todos deberíamos aprender a valorar lo que tenemos, puesto que muchas veces lo cercano nos queda demasiado lejos en el respeto. Como siempre, le doy difusión en mi web, hoy si cabe, con más placer. Un abrazo y gracias por esta gran entrada!

  5. montserrat 21 enero, 2015 / 21:30 - Reply

    Eso pasa solo aki en Granada .Yo conozco ese sendero pues he vivido en Plaza Nueva muchos años .En mi modesta opinión eso solo tiene arreglo si los senderistas o los que nos gusta la Naturaleza lo arreglemls nosotros mismos . pues si espera. que los políticos se pongan de acuerdo lo llevamos clro

    • Paisajes del Agua. Antonio Castillo
      Paisajes del Agua. Antonio Castillo 23 enero, 2015 / 1:31 - Reply

      Hola Montserrat, que quieres que te diga, que llevas bastante razón. En Granada, cualquier proyecto se lleva una eternidad verlo culminado. De todas formas, quiero pensar que esta actuación de adecuación de senderos en el valle del Darro puede ir más rápido, pero vamos, puede ocurrir cualquier cosa

  6. Paisajes del Agua. Antonio Castillo
    Paisajes del Agua. Antonio Castillo 23 enero, 2015 / 1:41 - Reply

    Hola José, Rafael, Antonio Luis y Nacho, gracias a vosotros a también por los comentarios. Satisface saber que hay muchas personas que sienten profundamente dolor por el abandono del Darro aguas arriba del puente del Rey Chico. Es mucho lo que puede hacerse allí por mejorar el entorno, y debería ser posible. A ver si entre todos empujamos para que más pronto que tarde sea realidad la mejora del entorno de Valparaiso hasta Jesús del Valle

  7. Alberto Granados 3 febrero, 2015 / 20:07 - Reply

    Magnífico artículo. Yo toqué lo referente al Paseo del Avellano en mi blog:

    https://albertogranados.wordpress.com/2011/03/27/la-fuente-de-los-poetas/

    Saludos,

    AG

  8. Ángel Morales G 4 febrero, 2015 / 10:48 - Reply

    Lo emocionante que era ver la “Procesión de los Gitanos” desde las laderas de sus cerros.
    ¡Se volcaba media Granada!
    ¡Y qué decir de la “Fuente del Avellano”, tan exaltada en la famosa canción!
    Esas idas y venidas de las mozas con sus cántaros de agua…
    ¿Hará falta otro Ganivet y otra “Cofradía del Avellano” para retomar esos bellos lugares…?
    ¿O es que estamos hechos de otra madera…?

  9. Rosa 7 febrero, 2015 / 17:44 - Reply

    Hay ciudades costeras que viven de espaldas al mar y ciudades fluviales que vuelven la cara a sus ríos. Granada es una de ellas. Habilitar la margen izquierda del Darro, desde Plaza Nueva hasta Jesús del Valle, daría a Granada un “paseo marítimo” único y espectacular. Ahora bien, no hay que ponérselo fácil a las bicicletas de montaña y los usuarios del motocross, que ya tienen otros espacios. Ha de ser una ruta para el silencio y los sentidos. Personalmente estoy un poco harta de tanto vigoréxic@ con ropa fluorescente.
    Es cierto que nuestros políticos son bastante inútiles, pero los ciudadanos somos auténticos depredadores y la falta de sensibilidad es una epidemia muy extendida.

  10. Pingback: EL AGUA Y EL JARDÍN INGLÉS DE MUNICH | Paisajes del agua

  11. Paisajes del Agua. Antonio Castillo
    Paisajes del Agua. Antonio Castillo 11 febrero, 2015 / 11:19 - Reply

    Gracias Alberto y Ángel por esas referencias e informaciones que ofrecéis. Y a tí Rosa que voy a decirte, que me encanta esa forma tan didáctica y directa que tienes de expresar las ideas “Habilitar la margen izquierda del Darro, desde Plaza Nueva hasta Jesús del Valle, daría a Granada un “paseo marítimo” único y espectacular. Ahora bien, no hay que ponérselo fácil a las bicicletas de montaña y los usuarios del motocross, que ya tienen otros espacios. Ha de ser una ruta para el silencio y los sentidos”. Ojalá dentro de unos años podamos ver hecho realidad ese paseo del agua para los sentidos que muchos granadinos reivindicamos ya.

  12. Pingback: EL MEDIO AMBIENTE PERIURBANO, LA CENICIENTA DE LA PELÍCULA | Paisajes del agua

  13. Pingback: La Granada acuosa. El río Darro | Paisajes del agua

  14. MARÍA soledad Jiménez 7 septiembre, 2015 / 12:58 - Reply

    Lo increíble del proyecto que se va a realizar para la continuación del camino del avellano es, que no tiene en cuenta lo más importante en mi opinión, el agua del río. Hay casas en el Sacromonte, que vierten al río directamente sus aguas residuales, además hay dos pueblos, Cenes y Beas que también lo hacen.
    La ladera de montaña por la que transcurre el paseo, tiene árboles que se están secando por falta de agua en las acequias que antes funcionaban en esta ladera, esto si hay lluvias fuertes dará problemas serios, aparte de lo triste que es, mirar una montaña muy frondosa junto a la Alhambra y completamente seca unos metros más adentro hacia el valle.no hemos vuelto tan insensibles, que no nos parece importante la pureza del agua, y gastamos el dinero en adornar el cauce.

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 Caracteres disponibles

*