Deifontes, la fuente de los dioses

11Comentarios

“De la tierra brota un auténtico río de aguas cristalinas”, es la Deus Fons (la fuente de los Dioses) de los antiguos romanos

 

El catálogo “Conoce tus Fuentes“, la Web de los manantiales de Andalucía (www.conocetusfuentes.com), contiene a fecha de hoy 9.183 entradas. De todos esos manantiales catalogados, apenas el 0,6 % (59 puntos) superan un “caudal alto”, establecido en más de 100 l/s, y de ellos se pueden contar con los dedos de las manos los que sobrepasan los 1.000 l/s en toda Andalucía, que recordemos es un extenso territorio de cerca de 90.000 km2.

Pues bien, Deifontes (Granada) es uno de esos manantiales excepcionalmente caudalosos, una anomalía hidrogeológica que muy rara vez la naturaleza nos brinda en respuesta al drenaje de extensas sierras kársticas, como es el caso de Sierra Arana, con 100 km2 de afloramientos permeables. En sus “buenos años mozos” (hasta la década de los 60 del siglo pasado), sin apenas competencia de pozos y sondeos, rondaba los 1.200 l/s de caudal medio (hoy apenas llega a los 600 l/s). Por esa razón, a nadie extraña que el frondoso y vivificante paraje de Deifontes fuera enclave privilegiado de las diferentes civilizaciones que pasaron por la región, que vieron en sus abundantes y cristalinas aguas, no solo una oportunidad de riqueza y vida cómoda, sino, también, la manifestación y protección de los dioses, que hacían manar milagrosamente auténticos ríos de la tierra, incluso cuando no llovía. En las proximidades se conservan vestigios neolíticos, con abundantes restos íberos, romanos y árabes ligados al agua.

IMG_2632

 

Deus Fons (la fuente de los Dioses) llamaron los romanos al manantial, junto al que levantaron un templete de culto, al tiempo que se aplicaron en mejorar la captación de las aguas (la balsa del nacimiento es, como mínimo, del siglo II) y en conducirlas mediante un largo canal, para separarlas de las turbias del anexo río Cubillas. Su finalidad era abastecer, entre otras, a las ciudades de IIurco y Castella, junto a Sierra Elvira. Sobre el río Cubillas se aplicaron asimismo en la ejecución de varias presas en media luna para derivaciones y riegos, algunas de las cuales se han conservado hasta nuestros días. La construcción de esas presas, así como la del canal (hoy llamado de Deifontes o de Albolote), con varios soberbios acueductos, son fiel reflejo de la solvencia ingenieril de la época romana, más que probada en las numerosas infraestructuras hidráulicas que dejaron repartidas por la antigua Hispania.

Con el paso del tiempo, Deifontes se convirtió en lugar de peregrinación, culto (ermita de San Isidro en época cristiana) y parada obligada en la posada del Nacimiento (la última data del siglo XVI, hoy en ruinas), al pie del agua y del Camino Real de Granada a Iznalloz y los Montes Orientales. Pero, sobre todo, Deifontes fue muy querido por las gentes como de lugar de recreo, fiestas, festejos, reuniones, procesiones, celebraciones, comidas, baños, pesca y, desde luego, meditación. La combinación de los nacimientos de aguas, de la acogedora y fresca arboleda (con enormes sauces, álamos, olmos, mimbres, plátanos, etc.) y de una palpitante vida fue siempre un potente imán para el hombre, que durante mucho tiempo tuvo como casi único medio de recreo pasar los festivos y domingos en el Nacimiento. Fue un “Olimpo del Agua” y uno de los “Paisajes del Agua” más sobresalientes de Andalucía (se vinculan dos vídeos sobre ello).

Recorriendo hoy el lugar, descubrimos algunos de los profundos cambios acaecidos en las últimas décadas. Llaman poderosamente la atención horribles restos de hierros, válvulas y tubos, testigos mudos de un episodio en el que se pretendió regular directamente el manantial mediante varios sondeos, sin decoro, ni disimulo alguno hacia un recinto tan especial y bello. Estos restos oxidados se han convertido, sin quererlo, en un monumento a la insensatez e insensibilidad humanas hacia el agua, que nos recuerdan que aquella batalla la ganó (en 1982) la ciudadanía, haciendo buena, una vez más, esa máxima a la que tanta fe le tenemos en “Conoce tus Fuentes”, que dice: “Conocer para amar/ amar para conservar”. De todas formas, que nadie se llame a engaño, las aguas le vienen siendo detraídas al manantial a mayor distancia mediante sondeos, como por otra parte es lógico dentro de las prácticas de regulación habituales de los sistemas acuíferos. Las fotos de época y los datos de los hidrogramas de la década de los 60 del siglo pasado indican claramente que las aguas ya no brotan con la fuerza, ni con el caudal de antaño. Tampoco habitan ya aquellas pozas los cangrejos autóctonos, que hacían las delicias de las cocinas del pueblo. Pero lo más llamativo es el acondicionamiento como parque del recinto y su vallado. No sé, veo loable el esfuerzo realizado, pero no me agrada ese cerramiento completo, que coarta el libre acceso hacia un espacio que siempre fue del Pueblo. Supongo que el vallado se hizo con la mejor de las voluntades, con la finalidad de frenar (¡qué difícil!) esa plaga tan extendida hoy día que es el vandalismo, la suciedad y la falta del más mínimo respeto por el entorno (o a lo mejor son otros los motivos para el vallado, que desconozco). Una pena y una paradoja que la ciudadanía ganara la batalla al bombeo del manantial en los años 80, y ahora, en pleno siglo XXI,  se haya visto obligada a doblar las rodillas ante la ignominia del vandalismo y la incultura (¿vamos hacia atrás?).

Pero la fuerza de la naturaleza sigue siendo magnífica. Aún hay cosas que permanecen inmutables. Todavía brotan musicales las aguas procedentes de la infiltración de las lluvias y de las nieves, esas que encanecen en los inviernos la cadena montañosa de Sierra Arana. Nacimientos que siguen, como hace milenios, dando lugar a un oasis de agua, de vida y de frescor. Al pasear por este olimpo de los dioses, que ha sido solaz y admiración de los hombres de todos los tiempos, entre la alegre melodía del agua y el dulce canto de los pájaros que habitan en la ribera del agua, me recorre el cuerpo un escalofrío, la sensación de estar ante un sitio privilegiado, único y mágico (¿será cosa de los dioses?).

IMG_2658

 

Me despido de ese remanso de agua y paz (hoy miércoles no había nadie) con el deseo de que sepamos seguir apreciando y conservando estas excepcionales identidades físicas (y espirituales) del agua para asombro y disfrute de las generaciones venideras.

11 Comments

  1. Toni Pérez 20 febrero, 2015 / 12:54 - Reply

    Muy interesante, enhorabuena.

  2. Pingback: Paisajes del Agua: Deifontes, la fuente de los dioses | Granada es Agua

  3. Toni Pérez 5 marzo, 2015 / 19:13 - Reply

    Tras leer este post, y creyendo que durante el fin de semana abrían el acceso al manantial, me dispuse a ir con la familia para visitar este lugar. Cuál fue mi sorpresa, y mi frustración, que siendo de Jaén tuve que venirme sin ver la “Fuente de los Dioses”… no entiendo por qué se tiene este recinto cerrado cuando se supone que esto debe de ser de dominio público. Ni tan siquiera los fines de semana.

    Es más, cuando vas llegando a Deifontes pone por todos sitios: “Tierra de Fuentes”, y la principal no la puedes ver… entonces, yo me pregunto: ¿para qué se expone al turismo o a la gente ajena al municipio todo esto, si luego no puedes ver ese manantial? Y es más, que está anunciado como uno de los puntos turísticos en la web del Ayuntamiento, está señalizado desde que inicias el pueblo y, se supone, que además le da nombre…

    Para mí una vergüenza… un viaje en balde y por supuesto, no volveré nunca más a Deifontes hasta que no eliminen el cierre o controlen la entrada de alguna forma, como por ejemplo cediendo la zona recreativa al Restaurante “El Nacimiento” creo que se llama y que está al lado, con la condición que lo mantenga limpio. Creo que sería algo óptimo para el enriquecimiento del pueblo y para darle “vida” a toda la zona, incluso al propio restaurante.

    No sé qué administración tendrá la competencia de todo eso, pero eso se debería arreglar para el disfrute de todos. Tanto la gente del municipio y de la zona, como todos los demás turistas y aficionados que hemos decidido en algún momento ver el manantial (o al menos en mi caso, intentarlo, porque verlo no lo vi).

  4. Toni Pérez 5 marzo, 2015 / 19:31 - Reply

    Y se me olvidaba, “lo del César al César y lo del pueblo al pueblo”, a aquellos que han logrado que la inversión del área recreativa del Nacimiento se fuera a pique (vandalismo puro y duro), sólo les hago unas preguntas: ¿en tu casa hacéis lo mismo? ¿os gustaría que rompiesen sillas, mesas, mobiliario…? ¿os gustaría que pintasen las paredes de vuestra casa? ¿os gustaría que la gente se mease y se cagase en el rincón de vuestro dormitorio?… entonces, ¿para qué hacéis estas cosas en un sitio público?

    En fin, tendremos degenerados y gilipuertas toda la vida… sólo cuando tocas el bolsillo de los cuatro gamberros estos es cuando aprenden… así que multas al canto si se da con los que realizan estos actos vandálicos.

  5. Adriano Madeo Navarro Løpez 15 octubre, 2015 / 15:23 - Reply

    Estimado Antonio Castillo, es una cuestión de prestigio pesentar al turismo la existencia de ruínas y vestigios romanos en cada pueblo que secprecie. Sin duda, el bellísimo pueblo de Deifontes, conserva algún vestigio debido a su manantial, pero no es seguro, ni siquiera probable, que una larga conducción llevase el agua del nacimiento a Ilurco, Granada, o Sierra Elvira, en la antiguedad. La presa vieja, y todo vestigio de canal hasta el rió bermejo, procede del año 1750-56.
    Escribo una historia que publicaré en la red, donde desmiento las fantasias increibles, de catedraticas y docentes de la Universidad de Granada y Jaén, que deberían haber mirado un mapa topografico, y consultar los archivos de la Alhambra, de Simancas, y del Ejercito y la Administración, y no fiarse de un simple trabajo de campo totalmente subjetivo hecho en 1990, que cita todo el que después escribe sobre lo mismo, como si de un dogma se tratara. No tendré inconveniente en presentar mi trabajo gratuitamente a quien desee consultarlo, tan pronto lo tenga terminado.
    adrianoamadeo@gmail.com

    • Paisajes del Agua. Antonio Castillo
      Paisajes del Agua. Antonio Castillo 18 octubre, 2015 / 12:41 - Reply

      Estimado Adriano, muchas gracias por su comentario, que desde luego he tomado en consideración, sobre que el origen del canal de Deifontes no es de época romana. Después de consultar con otros expertos (también de la Universidad de Granada), he retocado el texto original para eliminar esa referencia. Yo soy hidrogeólogo, y sé lo que sé, bastante poco, dicho sea de paso. Por eso, como todo el mundo, me veo obligado a documentarme, y no siempre se acude a las fuentes más fiables, ahora que hablamos de Deifontes. Cuando tenga ultimado ese trabajo, le ruego nos lo haga saber. Puede recurrir a insertar la noticia (y el enlace si lo hay) en este mismo post.

  6. Juncaron 15 octubre, 2015 / 21:00 - Reply

    Estimada Toni Pérez, espero que hayas regresado a ese lugar tan magnífico y placentero como es el Nacimiento de Deifontes. En Julio pasado tuve la oportunidad de visitarlo, y era un encanto, a pesar del mucho calor que hacía.
    El tema del vandalismo seguramente hizo que tu lo encontraras cerrado en primavera. Una lastima, pero esta ocurriendo en toda España, en todos los parques y en todas las ciudades. Cuestión de educacio.

  7. Adriano Amadeo Navarro López 18 octubre, 2015 / 14:37 - Reply

    Estimado Antonio Castillo, la disciplina que yo domino es mucho mas ajena que la suya al tema sobre el que hablamos. Lo mío ha venido pir casualidad. Trataba de escribir una historia sobre mi familia y ancestros, y en esa historia se involucra el Canal de Albolote moderno. El que se hizo subterraneo desde Los Prados hasta el río Bermejo en la época que comienza sobre 1870/74, y luego en 1936 y después de la guerra. Nunca he sabido quién decidió cavar esos túneles y edificar los acueductos. No recibo información de los dos que la poseen; la Fundación Rodriguez Acosta, y el Archivo general de la Administración de Alcalá de Henares.
    En cambio dispongo de fuentes documentales del antiguo, que van desde antecedentes de 1502,1505, 1515 y 1517. 175,1783, 1786, que describen minuciosamente todo lo concerniente,mcon nombres y apellidos de los constructores de la Presa vieja, muros, alcantarillas, y mina ( se puede ver desde la A44 por encima de la vega siguiente al cambio decurso del río una terrera que tiene 260 años y allí esta la mina. Con el nombre de quienes la perforaron.
    Cuando tenga terminado y registrado mi trabajo, se lo facilitaré gustoso.Sera todo un documento.
    Un saludo cordial.
    Adriano.

  8. Pingback: Paisajes del Agua durante 2015 (recopilatorio) | Paisajes del agua

  9. Manoly 19 febrero, 2018 / 13:14 - Reply

    Buenos días no nos conocemos y siento mucho que no pudieras disfrutar de algo tan bonito. Pero por desgracia yo soy del pueblo pero llevo mucho tiempo fuera y cada día que intento ir a visitarlo en nacimiento esta cerrado y una vez pregunte quien tiene la llave y mi sorpresa fue descomunal.
    Pues el que costodia la llave es el dueño del restaurante que no se si comentarias que fuiste a visitar el nacimiento allí.
    Para mi tendrían que dejar abierto y poner alguien que vigile el recinto y si la persona te puede informar de su historia y de los restos romanos que están fuera del recinto mucho mejor

    • Paisajes del Agua. Antonio Castillo
      Paisajes del Agua. Antonio Castillo 21 febrero, 2018 / 13:04 - Reply

      Buenos días, pues vamos a peor. Cuando lo visité la última vez pude entrar. La puerta estaba abierta, pero la inseguridad al ir a visitar el lugar es patente. No existe horario y no se sabe si el recinto estará abierto o no antes de llegar. Una pena

Publicar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 Caracteres disponibles

*